El bebé y las causas del reflujo

Una de las causas más frecuentes del llanto del bebé, es el reflujo, para los que no saben, esto se da cuando el alimento o leche que llegó hasta el estómago o esófago retorna nuevamente hacia la boca. La causa del mismo se debe a que un esfínter del estómago no está funcionando de manera correcta, ya que el trayecto de la comida desde que entra en la boca debe ser hacia abajo y no hacía arriba.

La gravedad del mismo depende de varias cosas, primeramente de la cantidad de veces que el mismo se dé, si se da en pocas veces y va acompañado de un eructo este no será de gravedad, pero si vemos que este reflujo es del tipo gastroesofágico, ya que estas regurgitaciones provocaron dificultades que van más allá de lo digestivo, pueden provocar muchas dificultades en el desarrollo.

reflujo bebé

Podemos decir que la regurgitación del tipo gastroesofágico se trata del desplazamiento al esófago de los jugos gástricos de los alimentos ingeridos. Este padecimiento puede provocar grandes dificultades para el crecimiento del niño, ya que puede provocar enfermedades del tipo respiratorio de órganos alojados en la cavidad torácica, ya que muchos de los jugos ácidos suelen hacer este recorrido, estas enfermedades pueden ser, bronquitis, catarro, entre otras.

Es importante saber que podemos evitar el reflujo y en muchos casos donde se presente de manera leve, se puede curar, esto se hace cambiando algunos actos sencillos a la hora de darle la leche al bebé. Primeramente debemos observar bien el biberón, este debe tener un orificio pequeño de donde solo salga la leche que toma en cada trago y del cual nunca entre aire, ya que el mismo puede darle regurgitaciones.

Luego de que el bebé haya tomado el biberón, debemos de evitar los movimientos bruscos, debemos moverlo de manera muy sutil y suave, ya que los mismos pueden hacer que la comida se mueva en el interior de su estómago y cause el efecto que queremos alejar. Luego de esto si lo vamos a acostar en la cuna, debemos de colocar una almohada debajo de su cabeza que lo eleve a los menores 10 centímetros, esto mejorará su digestión y evitará el reflujo.

Cambiando estos hábitos simples, evitarás que el bebé regurgite y en el caso de ya haber tenido esto, dejará de hacerlo si somos constantes.

Categorias: Niños

Deja una respuesta

Your email address will not be published.