Qué tipos de prótesis dentales existen

Hay muchas razones, y muy diversas, por las que podemos perder nuestros propios dientes naturales a lo largo de nuestra vida: golpes y accidentes, lesiones, caries y otros numerosos problemas de salud bucal. Ante esta situación, las prótesis dentales son un buen sustituto artificial, una solución óptima. No son nuestros dientes originales, pero nos servirán y, además, cualquier clínica dental podrá recomendarte la adecuada y hacerte una.

Se pueden fabricar en materiales acrílicos y resina, plásticos especiales y, en ocasiones, metales ligeros, y su diseño sofisticado hace que parezcan naturales.

El uso de prótesis dentales nos ayuda a protegernos y prevenir problemas ante los que podríamos sufrir la pérdida de distintas piezas dentales: la caída de los dientes naturales nos termina llevando a una mala e insuficiente masticación, y esto conlleva a tener una mala digestión, entre muchas otras posibles molestias. Por esto, es muy importante que mantengas sana tu dentadura, o bien, si ya has perdido alguna pieza, que te atrevas ya con las prótesis dentales en cualquier clínica dental.

Qué tipos de prótesis dentales existen

Completas, superiores e inferiores: Pueden sustituir todos los dientes naturales. Tanto para la fila superior de dientes como para sustituir los de la fila la inferior, según sea necesario.

Parciales: Sólo se utilizan cuando es necesario reemplazar uno o más dientes. Asimismo, contribuyen a mantener la alineación de los dientes restantes y evitan su desplazamiento.

De quita y pon: Puede ser total o parcial, y también hace referencia a las dentaduras postizas. La desventaja principal de este tipo de prótesis es la falta de estabilidad y lo incómoda que les parece a algunas personas.

Esta prótesis también puede ir enganchada en el paladar, lo cual afecta directamente a la forma de hablar y al sentido del gusto.

Fijas: Reciben el nombre de corona dental cuando reemplazan un solo diente, y puente dental, cuando reemplazan varios de ellos. Por lo general, se fija a uno o más dientes. La calidad de esta prótesis depende de la habilidad del profesional que la realice, pero también, del material en el que puede estar fabricado: metal, cerámica y circonio son los más habituales.

Categorias: Noticias

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.